El Fenerbaçe de Obradovic logra una difícil victoria ante un Valencia que fue muy irregular (67-80)

Foto Realizada por Rafa Pacheco ( @rafa__pacheco en instagram)



El vigente campeón de la competición visitaba La Fonteta con el objetivo de obtener una nueva victoria fuera de casa, en casa de un Valencia Basket que quería seguir sumando victorias para seguir soñado con obtener un resultado positivo de esta Euroliga. Finalmente los del legendario entrenador serbio, Zeljko Obradovic, se llevaron el triunfo.
Sam Van Rossom, Rafa Martínez, Aaron Doornekamp, Will Thomas y Bojan Dubljevic formaban de inicio por parte de los locales.  Vestidos de azul marino y como visitantes formaban Muhammed Ali (nombre turco, su nombre original es Bobby Dixon), Gigi Datome, Marko Guduric, Nicollo Melli y Jason Thompson.
El partido comenzó con muchos fallos por parte de ambos equipos; fallaron tiros liberados y defendidos pero también bandejas fáciles. Valencia dominaba el rebote, pero Ali anotó un triple casi tres minutos después de iniciar el encuentro, justo cuándo sus aficionados gritaban y pedían a sus jugadores que atacaran, dando muestras de que el inicio estaba siendo complicado para todos.
Los dos jugadores italianos del conjunto de Zeljko Obradovic, el griego Kostas Sloukas y el ya mencionado Ali pusieron un parcial de 0-13 al que Valencia no podía frenar. Como revulsivo salieron a pista Tibor Pleiss, Alberto Abalde y el debutante Sergi García, además de posteriormente Fernando San Emeterio (los dos últimos jugaban tras lesión).
El base balear fue en el revulsivo esperado, con 5 puntos seguidos (un triple nada más salir a pistas y un rectificado como los de Green) que sirvieron para reactivar un poco al equipo… Pero solo sirvieron para maquillar el marcador y dejar el resultado en 7-18 al final del cuarto.
El segundo cuarto empezó con García siendo el más incisivo del equipo valenciano, con la inestimable ayuda de Damjan Rudez, (el cuál parece estar cogiendo el ritmo) y Abalde. Pero, Datome y Ahmet Duverioglu junto a Sloukas (el turco-jordano y el griego con dudosas jugadas de pasos) eran demasiado para los locales.
La grada volvió a caldearse con la decisión del árbitro Michelle Rossi de pitar antideportiva a Rudez, pero el equipo tampoco funcionaba en el rebote y prueba de ello era la canasta de Dangubic debajo del aro.
A pesar de ello, Valencia se mantenía en el encuentro con un marcado de 21-31 al ecuador del cuarto, que era un resultado bastante similar respecto al resto del encuentro.
El encuentro seguía siendo dominado por el Fenerbaçe Dogus, a pesar de que el Valencia percutía mediante tiros libres (como suele hacer cuándo domina los encuentros) y dirigidos por García además de por Van Rossom tratasen de mejorar la situación, cosas que ni las contantes faltas pitadas a los locales impidieron gracias a que desde la defensa, donde forzaron muchas pérdidas mediante robos, lograron poner el marcador en 27-33, que lo todo por decidir a falta de 20 minutos.
El tercer cuarto empezó con tres triples (dos para los de la Capital del Turia) que dieron emoción al partido y muchas ganas al conjunto local, que tras un 2+1 de Abalde empató el partido, mostrando que el Valencia había salido con mucha intensidad, cosa que les llevó a alcanzar ventajas en el marcador tras un desastroso inicio.
Al ecuador del partido, Valencia Basket vencía por 45-39 con un Dubljevic dominante (a pesar de que tenía mejor porcentaje de triple que de tiros libres) y un Doornekamp que parece por fin enchufado desde más allá del 6,75; llevaban en volandas a una afición que veía como su equipo estaba plantándole cara al campeón de la competición, con acierto en las decisiones tomadas en ambos lados de la pista.
Los de Obradovic trataron de volver a su mejor versión con un buen final de cuarto, con un Valencia Basket que fue de menos a más al revés que sus rivales en esta jornada 17, y en parte por una falta en ataque en el último segundo de Sloukas; el marcador acabó siendo de 50-51 a falta de 10 minutos.
El último cuarto empezó con mucha intensidad, pero poco a poco el conjunto de Obradovic fue recuperando la esencia que pedían sus muchos aficionados desplazados a Valencia desde la grada, ‘ataque’, y eso hicieron a pesar de que el Valencia tuviera momentos de reacción en la pintura mediante Dubi y Thomas además del acento exterior.
Pero a 3 minutos del final Fenerbaçe ya dominaba por 57-73 por el gran dominio del equipo visitante con un parcial de 7-22 que dejaban en una situación difícil al equipo español.
El equipo turco respaldado en todo momento por sus aficionados, que en los últimos minutos vacilaban haciendo la cuenta atrás y afirmando que ” En cualquier lugar Fenerbaçe es el más grande”; cosa que tras la victoria además de ser el actual campeón de la competición lo demostraban al menos de momento. 67-80 fue el marcador final.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .