Tercera vez que se enfrentaban dos combinados de jugadores no africanos y jugadores nacidos en dicho continente o familiares directos provenientes del mismo continente. Esta vez el evento cambiaba la capital económica, Johanesburgo, por la capital instiucional del país, Pretoria y su Sun Arena (situado en la Times Square de la urbe sudafricana). Hubo invitados especiales como Carmelo Anthony o Dikembe Mutombo, además de los entrenadores asistentes Bill Bayno (Indiana Pacers), Harold Ellis (New York Knicks), Adrian Griffin (Raptors), Juwan Howard (Heat), Mark Hughes (Clippers), B.J. Johnson (Houston Rockets), Patrick Mutombo (Raptors; República Democrática del Congo) y David Vanterpool (Trail Blazers). Además había gente como gente como el Director Deportivo de los Raptors Masai Ujiri ( nacido en Nigeria), el director deportivo de Los Ángeles Lakers General Manager Rob Pelinka, el encargado de los Orlando Magic en el apartado del desenvolupamiento de jugadores y control de calidad, Becky Bonnero  el ojeador de los Orlando Magic Prosper Karangwa (Rwanda), los preparadores físicos Will Sevening (Spurs) y Stanford Williams (Phoenix Suns),así como los árbitros NBA Tony Brothers y Derrick Stafford.

 

El partido empezó con ambos equipos tirando de espectáculo para ir alternándose en el marcador, con Luol Deng y Joel Embiid destacando por parte del equipo ‘local’ y Danilo Gallinari, Rudy Gay además de Khris Middelton como hombres relevantes por parte de los jugadores del equipo ‘mundial’. Ambos equipos se mostraban ansiosos por anotar para mantener o cambiar la tendencia ganadora en este tipo de encuentros.

14-11 era el marcador al ecuador del cuarto, con Harrison Barnes y y Timothé Luwawu-Cabarrot trataban de mantener la pujanza en el segundo tramo del cuarto, donde los triples empezaban a llover por todas partes y las defensas se ponían cada vez más a tono, (sobretodo con el pique Hassan Whiteside-Joel Embiid en el poste) para darle un toque más serio a un partido que no estaba desentonado en cuanto a ritmo de juego.

El cuarto acabó con un marcado de 20-27, favorable al equipo ‘mundial’, que estaba siendo el equipo más acertado sobre el parqué de Pretoria en todos los rangos de tiro, a pesar de que Bismack Biyombo, junto a los ya mencionados del equipo que ejercía de anfitrión, trataban de buscar sus opciones para buscar la victoria en el encuentro pero la ventaja parcial era para los visitantes.

 

El segundo cuarto se inició con Ian Mahimi y Evan Fournier junto a Luwawu-Cabarrot eran las que empezaban comandando el ataque local pero Javalee McGee, Middleton y Gallinari o Rudy Gay por parte del equipo que lucía de blanco que actuaba como visitante. Aunque la sorpresa en el evento fue la entrada de Clarisse Machanguana (mozambiqueña) y Swim Cash (estadounidense), con la primera jugando uno minutos con el combinado no americano y la segunda

35-45 al ecuador del cuarto, con la tendencia de que los hombre con el equipaje blanco ganaban a los vestidos de negro principalmente por el rebote y acierto exterior, con ese factores extra para el ‘Team World’ como eran Marvin Williams con sus aportaciones en un rango inferiror a los 5 metros de distancia (en la zona) o Garrett Temple con una distancia algo más grande

Al descanso, la ventaja seguía siendo para el equipo dirigido por el entrenador asistente de nacionalidad italiana de los San Antonio Spurs, Ettore Messina, por 47-54, tras un gran final de cuarto del conjunto que representaba el continente africano en este duelo; principalmente con su líder natural, Joel Embiid, que trataba de hacer competir a los suyos en un duelo de cariz simbólico pero donde ninguno de los dos contendientes quería perder aquel enfrentamiento.

 

Tras el descanso, Gallinari era el hombre que generaba juego para el equipo donde era el único no americano de su equipo y que seguía liderando el encuentro en diferencias cercanas a la decena, lo cuál les permitía lucirse un poco más en ataque a pesar de la aguerrida defensa del equipo ‘local’, que también se lucía en ataque a base de mates y espectáculo gracias a sus grandes capacidades atléticas.

57-66 era el marcador al ecuador del cuarto; favorable a los visitantes, a pesar de la irrupción de Paskal Siakam por parte del equipo dirigido por el entrenador de Memphis, J.B. Bickerstaff. Por parte del equipo ‘visitante’, lo más destacado fue la fulgurante aparición de Hassan Whiteside, con diversas acciones acabadas en mate que daban la posibilidad de aumentar aún más su renta en el marcador.

Al finalizar el cuarto, el 68-78 favorable al equipo visitante acampaba en el marcador, a pesar de una pequeña reacción por parte del combinado que representaba al continente anfitrión del evento que seguía mostrando músculo para tratar de revertir la situación a pesar de que seguían siendo los jugadores del equipo representativo del resto del mundo, los que no cedían ante el ímpetu de hombre como Embiid o Biyombo.

 

El último cuarto empezó con el ‘Team World’ metiendo la directa para ganar el partido, con muchos puntos cerca del aro, aprovechando los fallos defensivos que cada vez más visibles debido al cansancio del ‘Team Africa’, en un duelo donde ambos equipos estaban dando lo mejor de sí mismo, pero que tras la mejora en ataque del equipo de jugadores no africanos la balanza estaba cada vez más desequilibrada hacia su lado.

Embiid trataba al ecuador del cuarto de hacer esfuerzos extra para subsanar el no tan distante 77-83, con el público local animando al equipo que representaba al continente donde se disputa este encuentro. También estaba Deng apoyando a la causa pero tanto Middleton como McGee aportaban puntos suficientes para mantener un diferencial suficiente como para mantener.

Finalmente, tras unos últimos minutos donde los ‘locales’ realizaron serías embestidas, pero un resbalón de Embiid a unos segundos antes de terminar el partido y, a pesar del error de sus contrincantes, el desencadenante fue favorable al equipo ‘mundial’, que se llevó el duelo por tercera vez y consolidan así su dominio en este tipo de eventos que sirven para conmemorar la importancia de África en el ‘ecosistema NBA’.