La jugadora madrileña se ha roto el ligamento cruzado de la rodilla en un entrenamiento. La sesión fue interrumpida por la propia jugadora que paro ya que no podía seguir entrenando, luego se le hicieron las pruebas para descartar lesiones graves pero al final le pasó lo que nadie quería.

La joven jugadora fue plata en los Juegos 3×3 del Mediterráneo en verano del 2018.

Marina Lizarazu fue presentada el pasado 6 de septiembre como jugadora del Valencia Basket y estaba en pleno proceso de adaptación a su nuevo club y a la ciudad.

En las próximas horas será intervenida y si salvo sorpresa, estará en el ‘dique seco’ en un plazo de 6 meses (como suele ser habitual en estas lesiones).

La base de 1,72 de altura y nacida en 1995, promedió 11,8pts/ 3,1r/ 3,1a durante la temporada regular de la pasada temporada en Liga Femenina con el Zamarat.