El Valencia Basket recibía al San Pablo Burgos de Joan Peñarroya en su presentación de la temporada ante su afición. Un Valencia con buenas dinámicas en la pretemporada, afrontaba este encuentro para seguir con la ambición de seguir sumando victorias para el próximo arranque liguero.

Goran Huskic trata de anotar ante la defensa del conjunto local. Foto de Yolanda Hernández Bolós// AT THE BUZZER CB MEDIA

El arranque del partido fue un claro ejemplo de que ambos conjuntos están todavía en pretemporada, poca coordinación entre los primeros ataques y escaso orden táctico en defensa. El nuevo fichaje ‘taronja‘, Maurice NDour, anotó los primeros puntos del encuentro gracias a dos lanzamientos desde la línea de personal. Por parte del equipo castellano-leonés, dos triples abiertos le permitieron igualar el marcador en los primeros cinco minutos.

Los últimos compases del primer cuarto, fueron igualados a nivel de anotación. Los dos equipos, que mejoraron su efectividad en el aspecto anotador, consiguieron ampliar el marcador de forma rápida antes del inicio del segundo parcial. El jugador con más valoración de los primeros 10′, Guillem Vives, con 5 puntos, 1 rebote, 1 asistencia y 7 de valoración. Esto dejó un igualado marcador, con empate a 21-21, tras los primeros diez minutos de juego.

El inicio del segundo cuarto, iniciado con la máxima igualdad, se fue poco a poco prolongando con las primeras posesiones. Los visitantes, que se adelantaron por primera vez, con un marcador parcial de 23-25, seguían haciendo un juego alegre y efectivo en el aspecto ofensivo.

Tras el tiempo muerto, solicitado por el Valencia Basket, los de Jaume Ponsarnau cambiaron el quinteto para dar frescura a nuevos jugadores en pista e intentar cambiar la dinámica de juego. El jugador con más valoración hasta el momento; Thad McFadden; con 7 puntos, 2 asistencias, 3 rebotes y un total de 11 de valoración. Esto dejó un marcador de 36-51 favorable a los locales tras los veinte primeros minutos de juego

La segunda mitad, iniciada con agresividad por parte del Burgos, que quería aumentar su diferencia anotadora, obligó al Valencia a arriesgar más y a lanzar desde la línea de 3 puntos. Aaron Doornekamp con un buen lanzamiento de 3, puso al Valencia a 7 puntos y obligó a Peñarroya a parar la buena racha local.

Los siguientes minutos, mejoraron aún más la cara del VCB, que recortó más puntos y se puso cerca de igualar el resultado. La clave; el canbio de actitud en defensa. El jugador más valorado hasta ahora; Bojan Dubljevic; 11 puntos, 3 rebotes, 2 asistencias y 14 de valoración. Esto dejaba un marcador de 60-64 antes de alcanzar los últimos diez minutos de juego

El último parcial, se reanudó con una canasta visitante, canasta que les ponía +6 arriba. Mike, por su parte, contestó de manera rápida con un jugada bajo aro. Los de Joan Peñarroya habían sido superiores durante todo el partido pero los hombres de Jaume Ponsarnau se no podían volver a permitir perder en el partido de presentación un año más.

El Burgos, que no agachó la cabeza, siguió con su intención de anotar y anotar, para abrir más el parcial e intentar llevarse la victoria en el feudo ‘taronja’. El último ‘arreón’ del Valencia, no sirvió para remontar el encuentro en el día de su presentación. esto dejó finalmente un marcador de 81-90, dando la victoria a los visitantes en este torneo de pretemporada que servía presentar a las nuevas caras del equipo valenciano ante su afición.