Análisis / Estancada la situación económica de los Illawarra Hawks, ex equipo en la NBL de LaMelo Ball (y su interés en comprarlo)

El equipo del equipo con sede en Wollongong (Australia) está pasando por un momento complicado ya que los antiguos dueños no pudieron alcanzar los beneficios esperados y no fueron capaces de mantener la propiedad pero la competición se queda al mando a la espera de que, a pesar de la situación actual, alguna persona (física o jurídica) se haga cargo del club pero no parece que el pequeño de los Ball vaya a ser el encargado de ello.

Logo del club

Los Illawarra Hawks se hicieron famosos en el ámbito del baloncesto mundial cuando LaMelo Ball firmó con el equipo al no poder jugar en NCAA y buscar en la NBL su primera toma de contacto con el profesionalismo lejos de la alargada sombra de Lavar (Ball), su padre. A causa de jugar tan solo 12 partidos con el equipo de Wollongong (Nueva Gales del Sur, al sureste del oceánico) lo que no contribuyo precisamente (a pesar de aumentar beneficios respecto al año anterior) a encontrase con una buena situación económica.

La información que ha ido provocando este hecho fue recopilada por el medio especializado en la familia Ball, ‘Lonzo Hire’ de ‘USA Today Sports,’ o Sports Illustrated, es difusa en ciertos ámbitos pero bastante directa en otros como por ejemplo los factores culturales y económicos que exponía el ex Comisionado de la NBL, Rick Burton:

“La apreciación de los activos [para los equipos de baloncesto] en Australia es mucho más difícil de realizar [de lo que es dentro de los Estados Unidos] y en el corto plazo todavía hay costos que cubrir. Comprar un equipo NBL es mucho más como comprar un barco que una franquicia de la NBA. Los propietarios de los equipos pagan una cierta cantidad por los derechos para operar, pero luego tienen que comenzar a pagar a los jugadores, entrenadores, entrenadores y alquileres, y su única fuente real de ingresos son los patrocinios “.

Declaraciones que no dejaban en muy buen lugar las intenciones del joven exterior para poder hacer camino más allá de las pistas. A pesar de ello, había factores externos influyendo de forma verbal en favor de la proposición del jugador para comprar su ya ex equipo, especialmente si vienen por parte del comisionado de la competición, Jeremy Loeliger, tras una filtración del agente del jugador afirmando que “el acuerdo” estaba “hecho”:

“Fue un poco de malentendido y una falta de comunicación y no creo que haya habido malicia intencionada. No creo que nadie estuviera tratando de aprovechar la situación.Creo que simplemente se disparó y se salió un poco de control, pero todos hemos tenido conversaciones y ciertamente no hay mala sangre entre nadie”.

Nada como tener planes ‘B’ para tratar de solventar un problema que se les estaba yendo de las manos como era la administración de uno de sus buques insignia, uno de los equipos que se mantiene desde la propia creación de la competición. Especialmente si un gran nombre puede atraer a potenciales empresas que apoyen futuros proyectos o jugadores como Aaron Brooks decían que

Pero las quejas de jugadores leyenda del equipo como Glen Saville,que como Burton, iba en la línea de pensar que era más una cuestión económica que algo relacionado con la comunidad.Su respuesta sobre si lo idóneo es que LaMelo se convirtiera en accionista mayoritario del club era clara :

Para mí personalmente, no lo creo. Es solo mi opinión. No sé qué está pasando con toda esa situación, solo estoy asimilando lo que todos los demás están asimilando a través de los medios de comunicación. Fue genial cuando llegó a nuestra competición, hizo mucho por la gente, hizo mucho por nuestra comunidad local, pero al final de su periodo aquí, dejó el club sin que el club y los jugadores lo supieran después de estar lesionado durante más de la temporada.

Si él estaba tan interesado en participar en nuestro club, ¿Por qué simplemente saltaría en un avión y regresaría a los Estados Unidos sin decirle a nadie que se iría?”

Imagen de Getty Images via Bleacher Report

Respecto a la situación del club, el comisionado de la competición dijo: “La decisión del Administrador de liquidar la compañía que anteriormente poseía la licencia para operar los Illawarra Hawks no afecta el futuro de la participación de los Illawarra Hawks en la NBL, ni afecta el proceso actual que está llevando a cabo la NBL para otorgar la licencia a operar el club para nuevos propietarios.

Como anunciamos cuando el club fue puesto en administración voluntaria, la NBL está en conversaciones con varias partes interesadas y estamos avanzando hacia la búsqueda de los próximos propietarios de la franquicia. Los Hawks son uno de los clubes fundacionales de la NBL y estamos comprometidos con que el club permanezca en la liga y continúe con su participación ininterrumpida en la competencia desde el inicio de la NBL en 1979 “. Toda una declaración de intenciones para que siga la franquicia siga en pie, a pesar de que tal vez no aguantó bien la llegada de la estrella americana como explica el veteranísimo David Andersen, el equipo no estuviese preparado para ello:

Los Hawks probablemente no estaban preparados para eso y sufrimos un poco“. Fue extraño porque tenías a “Melo”, que era como una estrella de rock y solo con la gente que le seguía mucho en línea y con las cosas de las redes sociales lo hacía interesante “.

Con todo ello, solo cabe ver como el ímpetu del pequeño de los Ball por tratar de hacerse hueco en diversos ámbitos del mundo profesional pero sin llegar a realizarlo de forma apropiada para poder considerarlo un caso de éxito rotundo en momentos como este y tras una temporada que no ha sido especialmente productiva a pesar de haber recibido el premio como mejor ‘Novato del Año’ en un equipo que solo acabó ganando 5 partido en 28 jornadas para finalizar último de la competición. Sin duda alguna, una pobre carta de presentación para uno de los grandes proyectos baloncestísticos del Draft 2020 que no ha sabido empezar su carrera como inversor de la mejor forma posible a expensas de lo que pueda pasar en los próximos días. Mientras tanto, la situación de la franquicia pasa por estar en manos de la organización como pasó con los New Orleans Hornets y la NBA en 2012, a la espera de que un propietario preparado pueda adquirir una marca consolidada en el mercado australiano.

2 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .