Tras jugar contra Gernika en la última jornada del 2020 y no hacerlo ante Gran Canaria entre semana, el conjunto catalán se enfrentaba a uno de los equipos más imprevisibles, con mucho talento y pocos resultados en la presente temporada, un partido donde la base catalana mantuvo su buen rendimiento de las últimas jornadas.

Creatividad de FEB

Laia Palau entró a pista con 3:01 minutos por disputarse del primer cuarto y un marcador de 15-21. Estuvo cerrando a la perfección los intentos de Aina Ayuso y Julie Vanloo cuando trataban de generar juego y también estuvo pendiente de ayudar cuando Markeisha Gatling entraba en la zona. En ataque generó cuando tuvo hueco para hacerlo, forzando faltas y tratando de sacar partido a todo ello que , entre otras cosas, dejó en 24-28 el marcador al final del primer cuarto.

En ataque dando pases espectacular, a la par que eficientes, para que sus compañeras pudiesen encontrar buenas posiciones para anotar. También estuvo gestionando el ataque cuando no tenía el balón, haciendo sus particulares indicaciones para que pudiese fluir el juego, mientras la defendía una ‘vieja conocida’ como Anna Cruz.

En defensa tratando de parar Vanloo y Taylor Wurtz a parte de su ‘pareja de baile’ habitual en este apartado en el encuentro (Ayuso), donde trataba de contenerlas lo mejor posible para que no pudieran generar en la medida que lo pudiera necesitar su equipo.

En general fue un partido donde aportó lo necesario para que su equipo sumase una victoria importante frente a un rival que no logró dar su máximo ante uno de los grande rivales de la competición, donde Laia Palau sigue siendo uno de los grandes revulsivos desde el banquillo para que el proyecto siga con posibilidades de seguir aspirando a todo.

Tras pasar 17:55 en pista, Laia Palau anotó 3 puntos, recogió 4 rebotes, repartió 3 asistencias y sumar 12 créditos de valoración en un desplazamiento complicado en una semana con muchos imprevistos además de ser la antesala de una nueva burbuja europea.