Uno de los grandes duelos de la competición nacional en los últimos años, con duelos tanto en Liga como en la EuroCup, donde se vivieron grandes partidos. Ahora, en una situación algo diferente por parte del cuadro malagueño, con un contexto donde los entrenadores de ambos equipos eran Joan Peñarroya e Ibon Navarro eran los respectivos entrenadores.

Axel Bouteille tratando de pasar el balón ante la doble defensa de Víctor Claver y Xabi-López Aróstegui. Foto de Miguel Ángel Polo.

El partido empezó con Josep Puerto, Alberto Díaz, Jonathan Barreiro, Jaime Pradilla, Dario Brizuela, Tim Abromaitis o Martin Hermannsson apretando el marcador, pero en un tramo que estuvo con dominio absoluto del conjunto malagueño encontrando sus espacios, dejando ello un marcador de 6-11 tras los primeros cinco minutos de juego.

Jasiel Rivero,Víctor Claver, Rubén Guerrero, Brizuela, Guillem Ferrando y Jonathan Barreiro metieron presión en ambos lados de la pista buscando respuestas para sus respectivos equipos, peleando por mantener o cambiar el golpe inicial, dando pie a que dicho cruce de canastas terminó dejando un resultado de 19-25 al final del primer cuarto

El segundo cuarto empezó con Rivero y Ferrando tratando de hacerse fuertes en ambos lados de la pista para tratar de empezar a recortar puntos, siendo Xabi López-Arostegui y Bojan Dubljevic los que apretaron desde el triple para rematar un parcial de 8-0 que provocó un tiempo muerto de Ibón Navarro, tras el que jugadores como Díaz o Dejan Kravic trataron de apretar en ataque, con un Cameron Oliver que completó un mate tras asistencia en alley-oop al contrataque y un triple para seguir apretando el partido,que tras dos tiros libres de López-Arostegui terminó dejando un marcador de 33-34 a cinco minutos del final de la primera parte.

Díaz, Guerrero y Dubljevic mantuvieron la intensidad hasta que Pradilla, con un parcial de 4-0 por su cuenta, y Brizuela con un triple volvieron a poner intensidad en el partido, dando pie a que el ritmo fuera siendo favorable para el equipo local, que se fue mandado al descanso tras una canasta de Hermannsson con un resultado de 41-40.

Tras la reanudación, un parcial de 4-0 por mediación de Bojan Dubljevic y Jasiel Rivero, con Darío Brizuela tratando de responder con un 2+1, pero la presencia de Martin Hermannsson en pista fue clave para que Valencia Basket mantuviera el control del partido, cuyas buenas sensaciones se tradujeron en un marcador que remató Xabi-López Arostegui para dejar un resultado de 55-49 tras cinco minutos del tercer cuarto.

El propio alero vasco quién rompió una sequía de casi dos minutos de juego con un triple, mientras Cameron Oliver, Axel Bouteille, Dejan Kravic o Jonathan Barreiro tratando de recortar distancias pero el buen papel de jugadores como Guillem Ferrando y Louis Labeyrie permitió que los locales mantuvieran la ventaja en el marcador con un resultado de 65-58 a cinco minutos para el final del partido.

Al inicio del último cuarto fueron Bouteille, Alberto Díaz, Mike Tobey, Hermannsson y Jaime Pradilla los que dieron las notas anotadoras a la partitura del partido, siendo el base islandés el que se convirtió en la batuta del equipo del Cap i Casal, con lo que conllevaba ello y que más allá de que Dejan Kravic o Josep Puerto aparecieran como sonido temporal, dejaron un marcador de 79-70 a cinco minutos para el final del partido.

Ferrando volvió a responder cuando el balón más quemaba para poder ampliar el marcador y Rivero apretó en las dos zonas por parte del equipo valenciano, con el equipo cajista tratando de apretar en cada ocasión que tenían, pero un triple de Dubljevic y un par de tiros libres de López-Arostegui sirvieron para rematar el partido con un marcador del 90-75 para rematar un encuentro complicado con dos equipos que siguen peleando a partes iguales pero donde terminó ganando el más fuerte, el que mejor temporada está teniendo.