Georgia y Turquía en el duelo de países vecinos en el grupo, unos buscando dar la sorpresa frente al equipo que se podía poner líder en solitario y los otros buscando aprovechar la oportunidad que había les había dado España. En ese contexto, debían ganar al equipo que parecía firme candidato para llevarse la primera plaza del grupo en la sede del New Sports Palace.

Sandro Mamukelasvili tratando de superar a Alperen Sengun. Foto de FIBA.

El partido empezó con Duda Sandze y Gio Shermadini dando alas al público del New Sports Palace de Tbilisi, con Rati Andronikashvili siendo el complemento perfecto para distanciarse de los puntos anotados por Cedi Osman, Bugarahan Tuncer  y Sertac Sanli. A pesar de todo ello, el marcador era un empate a 10 tras los primeros cinco minutos de juego.

Andronikashvili , Furkan Korkmaz y Shane Larkin mantuvieron el nivel antes de que Illias Zouros pidiera un tiempo muerto para tratar de cambiar la tendencia, pero Sanadze y Sandro Mamukelashvili no fueron suficiente para contrarrestar un buen tramo de Sanli, que se había tenido un par de acciones clave para distanciar a conjunto turco, consiguiendo poner un marcador de 25-19 al final del primer cuarto.

El segundo cuarto empezó con Sanli volviendo a sumar para el equipo dirigido por Ergin Ataman justo antes de un tramo de casi dos minutos sin puntos, cortada por un Cedi Osman que también dejó tras de sí, hasta que Sanadze anotó de nuevo para dejar un marcador de 29-22 a cinco minutos del descanso.

Gio Shermadini y Andronikashvili redujeron  distancias hasta empatar el partido, dejando a Turquía sin ideas también cuando trataba de responder, con Mamukelasvili de nuevo junto al base de la universidad de Dayton o Kakha Jintcharadtze pese a que Tuncer y Alperen Sengun , dejando un marcador de 33-36 al final de la primera parte.

Tras la reanudación, Sandro Mamukelashvili dio un paso a más para mantener la victoria pero Shane Larkin apareció en el partido con un triple, pese a que Thadd McFadden no tardó mucho en reaccionar. Melih Mahmutoglu también apareció en escena con cinco puntos seguidos, pero pese a ello el marcador tras cinco minutos del tercer cuarto era de 41-45.

Sengun recortó algo más las distancias antes de que McFadden hiciera enloquecer a los aficionados de ‘Sakartvelo’ con un triple desde el ‘codo’ izquierdo para mantener una diferencia bastante tranquila, con Duda Sanadze anotando un tiro libres tras una acción de Furkan Korkmaz, seguida de un buen movimiento de Shermadini. Ercan Osmani, Rati Andronikashvili , Sengun y un tiro libre de Mahmutoglu terminaron dejando un marcador de 49-53 a diez minutos para terminar el partido.

El último cuarto empezó con Sengun siendo clave para un intento de remontada para Turquía con Mahmutoglu poniendo el partido a dos puntos, la misma cantidad que habían sumado los locales. Korkmaz y Andronikashvili mantuvieron el ritmo mientras que McFadden y Shermadini , además de que Sengun o Sanadze le dieron un poco más de intensidad al encuentro, dejando un marcador de 59-62 a cinco minutos para terminar el partido.

El partido se paró tras una discusión entre Sanadze y Korkmaz que se calentó de más, llegando a ver lanzamiento de objetos desde la grada. El resultado terminó siendo descalificante directa para los dos implicados.

Cuando se reanudó el juego, dos libres de Larkin, otros dos de Mahmutoglu, uno de Sanli y una canasta de Mamukelashvili ponían aún más tensión (esta vez deportiva) al partido. Mamukelasvili puso el empate cerca de terminar el periodo regular y el propio jugador de los Bucks respondió a dos libres anotados por Larkin con una gran jugada para poner el empate a 68 al final del tiempo regular.

La prórroga empezó con un triple de Sanli, varios errores y faltas en ambos lados del campo. Un tiro libre de Beka Bekauri y dos puntos tras reverso  de Osman, allanando el camino que parecía cimentar una técnica sobre Zouros. Un triple de Thadd McFadden daba una vida extra para los anfitriones, que no aprovecharon la jugada siguiente, antes de que el propio jugador del UCAM Murcia. Un tiro libre de Sengun ponía otro empate, en este caso a 75.

El segundo tiempo extra empezó con un mate tras rebote de Mukelasvili, qie acabaría anotando cerca del aro en el siguiente ataque para responder a la canasta de Sanli colgándose del aro, con Bekauri y Osman haciendo lo propio para dejar un pequeña ventaja local que Sengun acabaría respondiendo hundiendo el balón de nuevo. Un triple de ‘Mamu’ hizo estallar al público. Una antideportiva, la expulsión por descalificante de Ataman y los tiros libres posteriores terminando definiendo un partido que Georgia venció por 83-88 en un partido que tuvo demasiados condicionantes extradeporivos y que Turquía tampoco supo solventar en la pista.