Día festivo y de buen baloncesto en el Municipal entre dos equipos que buscaban sumar las máximas victorias posibles en la jornada intersemanal. El equipo valenciano buscaba sumar una nueva victoria que les sirviera para sumar tras la derrota sumada en Navia contra el Celta de Vigo.

Emily Kalenik anotando bajo el aro frente a Vladinka Erak. Foto de @Hugringo.

El partido empezó con Emily Kalenik y Elena Buenavida tratando de frenar a Izabella Sangali, Carlota Méndez o Marcy De Souza, que fueron capaces de mover el balón de forma fluida, logrando encontrar espacios suficientes a la espalda de la zona junto con la veteranía suficiente para evitar que las apariciones puntuales de Laia Monclova o Itziar Germán sirvieran para que las locales recuperasen la ventaja inicial. El primer cuarto terminó con un marcador de 12-17 tras dos tiros libres de Noa Morra y una buena presión de Paula López.

El segundo cuarto comenzó con un parcial de 0-8 para el conjunto andaluz prácticamente al contraataque, con Sangalli a los mandos, mientras el conjunto dirigido por Glòria Estopà trataba de resistir peleando cada balón como si fuera el el último, lanzándose al suelo cuando era preciso. Ese esfuerzo terminó viéndose recompensado con las canastas de Germán, Monclova, Buenavida y Morro para que las jugadoras entrenadas por Mireia Capdevila no se fuesen al descanso con una cómoda ventaja en el marcador. Clara Ché logró liderar un parcial de 7-0 que culminó con un triple de Virginia Sáez desde la esquina, que se coló tras rebotar en el tablero, para dejar un marcador de 28-29 al final de la primera parte.

Tras la reanudación, Itziar Germán sumó un nuevo triple y Noa Morro logró una trabajada canasta bajo el aro para confirmar el cambio de tendencia visto antes de la pausa larga, mientras Viriginia Sáez se centró más en defender (con un tapón incluido) los intentos de Izabella Sangalli o Carlota Méndez. Elena Buenavida se sumó, de nuevo, al ataque con un espectacular 2+1, anotado tras aro pasado, que junto a otro triple frontal de Germán pusieron un 6-0 de parcial y provocaron un nuevo tiempo muerto visitante tras cinco minutos del tercer cuarto y con marcador de 39-32.

Tras ello, el ritmo se atascó, principalmente por la buena defensa del equipo valenciano, alentando por un grupo de componentes de las categorías inferiores del club (que cantaban «Defensa, Defensa» con sus vocecillas), mientras el propio conjunto local también cometía infracciones en ataque que le impedían sumar. Una canasta de Clara Ché antes de ser cambiada y un tiro de media distancia de Germán sirvieron para que la diferencia se mantuviese a su favor, mientras el equipo cordobés solo era capaz de responder con dos tiros libres de Ana Picos. Un triple de Paula López dejó un marcador de 46-34 a diez minutos del final.

Al inicio del último cuarto fueron la balear Monclova, Buenavida y con la madrileña Picos como resistencia visitante las sumaron cerca del aro para mantener la renovada intensidad que tenía el partido, con la jugadora canaria dando muestra de su amplia muestra de recursos en ataque. La ‘8’ del equipo cordobés sumó los primeros 7 puntos de su equipo en el periodo para provocar un tiempo muerto local. Saéz, Méndez y Sangali volvieron a dar el paso adelante para sus equipos en ataque, con la valenciana tratando de contener una nueva embestida del combinado andaluz a base de triples, con Ché apareciendo esporádicamente para intentar mantener la ventaja y con Oksana Fastova haciendo lo propio al otro lado.

Finalmente, y recordando a los tramos finales de la temporada pasada donde sufría habitualmente durante los cinco últimos minutos cuando tenía el partido de cara, Nou Basquet Paterna sufrió más de lo esperado para vencer por 63-57 (tras dos tiros libre de Buenavida por antideportiva y otros dos sumados por Ché), frente a un equipo como Córdoba que peleó con todo hasta el final. Con todo, el partido se podría resumir con los cánticos de la chavalería en la grada cuando chillaban que «como Paterna no hay ninguno» y, viendo la montaña rusa que fue todo el partido, parece totalmente cierto para describir a un equipo que sigue acercándose al objetivo de seguir en la Challenge un año más.