Tras la derrota con el Madrid, Valencia Basket tenía un nuevo compromiso europeo en La Fonteta para tratar de seguir en la parte alta de la clasificación, tratando de hacer un buen papel frente a un Zalgiris Kaunas que tenía los mismos objetivos tras caer en Vitoria frente a Baskonia en el primer partido de la jornada doble de la semana en la Euroliga.

Kevarrius Hayes anota por encima de Bojan Dubljevic. Foto de Daniel Todolí / At The Buzzer CB Media

El partido empezó con Bojan Dubljevic anotando frente a tres defensores, siendo un espejismo de lo que serían las siguientes posesiones, con dos canastas consecutivas tras robar el balón por línea de fondo, dando muestra de una desconexión total en la protección del aro. James Webb III y Chris Jones aguantaron el tipo con dos triples, igualando el trabajo que lideraban Ignas Bradzeikis y Keenan Evans. Edgaras Ulanovas o Roland Smits trataban de unirse al ámbito anotador para frenar el buen papel de Jones, logrando ponerse puntualmente por delante (14-15, 5 minutos de juego), antes de que dos triples de Webb y uno de Dubljevic (que volvió a sumar cerca del aro, como Jasiel Rivero) para dejar un abultado de 13-2 para enfilar un final de primer cuarto con Lauryunas Birutis y Lukas Lekavicius recortando distancias, quedando un marcador de 31-24 con Jared Harper como último jugador en sumar una canasta en juego tras los primeros diez minutos de juego.

El segundo cuarto empezó con el conjunto lituano dominando los primeros compases. Su buen trabajo en defensa, robando balones en el perímetro, sabiendo jugar al contraataque y sumando a jugadores como Arnas Butkevivius, que daban muestra del trabajo realizado por el equipo que entrenaba un Kazys Maskivitis, que recibió una técnica tras varias protestas consecutivas. Klemen Preperlic, Kyle Alexander y Rivero se sumaron a la ofensiva taronja, volviendo a poner al diferencia cerca de los diez puntos ante un bajón de nivel por parte del equipo báltico, que reaccionó gracias al trabajo de Bradzeikis y Smits, manteniendo la distancias pese a que Webb III y Jones siguieran comandando la ofensiva local. Unos segundos finales que no se recordarán por su brillantez en el pase dejaron un marcador de 44-37 al descanso.

Tras la reanudación, dos bandejas a la carrera de Chris Jones parecían indicar que los puntos del conjunto valenciano volverían a fluir a cargo del ex del ASVEL, con Roland Smits, Kevarrius Hayes, Jared Harper y James Webb III sumando puntos a cuentagotas para mantener el marcador ciertamente igualado, con el equipo de Kaunas queriendo sumar triples como forma principal de anotación, hasta que un 4-0 de Bradzeikis puso el partido igualado (53-51, 4 minutos de juego de la segunda parte) con un tiro de media distancia y un mate que provocó un tiempo muerto de Álex Mumbrú. El pívot canadiense de ascendencia lituana siguió como referencia para el conjunto visitante, mientras ‘Lentejita’ Harper hacía lo propio en el conjunto de la Capital del Túria. Un triple de Xabi López-Aróstegui, una bandeja de Keenan Evans, otra de Tomas Dimsa y un cúmulo de faltas dejaron el marcador al final del tercer cuarto en un igualado 61-57.

El último cuarto empezó con Klemen Preperlic y Evans agitando el encuentro, con más o menos fortuna según el momento, especialmente con un 2+1 del exterior estadounidense que culminaba un parcial de 3-8 (con un tiro libre que se repitió) para poner al Zalgiris por delante. Una de las esporádicas canasta de Kevarrius Hayes en el partido dio pie a otro tiempo de Mumbrú, buscando una reacción a tiempo para intentar revertir la situación, que llegó de la mano de Preperlic en ataque y de Bojan Dubljevic en defensa. Fue Chris Jones (con otro buen trabajo colectivo en defensa) el jugador clave para devolver la ventaja para el equipo local, dejando un marcador de 68-67 a cinco minutos para terminar el partido.

Un triple de Klemen Preperlic encendió ‘La Fonteta’ en el momento clave del partido para terminar dando el impulso que necesitaba el Valencia Basket, que finalmente se quedó corto y no sirvió para vencer a un Zalgiris Kaunas que supo aprovechar su oportunidad por todos los medios, igualando primero el encuentro y aferrándose a sus piezas principales para darle la vuelta, junto a un providencial aparición de un Tyler Cavanaugh, pese al colapso final en ambos lados de la pistaque culminó un marcador de 75-80 para satisfacción de los múltiples aficionados lituanos desplazados con el club a tierras valencianas y a la diáspora lituana en tierras valencianas.