Chris Jones con cara de desesperación tras ver la derrota del equipo valenciano. Imagen: Dani Todolí

El Valencia Basket recibía al Unicaja en la novena jornada de Liga ACB. Ambos conjuntos llegaban a esta cita liguera con situaciones totalmente diferentes, el club local llegaba con una dinámica negativa de cuatro partidos consecutivos perdiendo, mientras que los andaluces tenían un récord favorable de cuatro partidos seguidos conociendo la victoria.

El Unicaja de Málaga que ya ha ganado 3 de las últimas cinco veces en el feudo valenciano buscaría seguir con buenas sensaciones ante un mermado Valencia Basket con bajas notables como la recién lesión de Sam Van Rossom, que será operado esta semana.

Valencia Basket empezó el partido como un tiro, un pequeño parcial de 5-0 a favor parecía indicar que el equipo dirigido por Álex Mumbrú había salido a pista con la intención de no especular e ir a por el partido desde el primer minuto. El conjunto visitante no tardó en reaccionar y Barreiro y Carter, ambos por partida doble anotaban desde la larga distancia para adelantarse en el marcador por primera vez en el encuentro.

Los siguientes cinco minutos de juego tuvieron un nivel parejo en cuanto a jugadas individuales, un marcador un tanto bajo en ambos lados de la pista no dejaba un claro favorito para llevarse los dos puntos. (15-14)

El segundo cuarto no mejoró la imagen del equipo vestido de naranja, todo lo contrario, un Valencia Basket nulo en ataque y pobre defensivamente hablando dejaba que el Unicaja de Málaga hiciera lo que quisiese en la zona defensiva local.

Un notable Kalinoski desde la larga distancia con 3 triples consecutivos dejaba sin respiro a un conjunto valenciano sin ideas sobre el parqué. Un mal entendimiento entre jugadores y falta de ideas claras en posesiones de ataque provocaba que el Unicaja se marchara al descanso con bastante diferencia en el resultado global. (36-45)

Jared Harper en una acción ofensiva ante el Unicaja. Imagen: Dani Todolí

La segunda mitad tuvo un ritmo de juego diferente, un Valencia Basket mucho más motivado que en el parcial anterior parecía olvidar el pésimo segundo cuarto. Un enchufado Bojan Dubljevic desde el lanzamiento triple igualaba el marcador tras 17 minutos sin hacerlo.

Darío Brizuela por parte del equipo del sud de España volvía a adelantar al equipo malagueño gracias a un clave 2+1. El tramo final de este cuarto no sirvió para que el Valencia Basket se pusiera por delante en el marcador, cosa que influyó de cara a entrar en el cuarto parcial. (57-61)

El último cuarto no sirvió para otra cosa que para darse cuenta que el base americano Jared Harper no tiene nivel para estar en el Valencia Basket, pérdida tras pérdida y jugadas más que criticables en el ataque provocaba que el conjunto de la ciudad del Turia llevara 4 minutos sin anotar. Un Unicaja muy coral y con un juego colectivo destacable conseguía que todos los jugadores de campo hubieran anotado al menos una canasta.

Un tramo final de partido lamentable en cuanto a actitud no dejó opción ninguna de remontada. El Unicaja liderando de principio a fin se llevó el partido en la Fuente de San Luís. (67-83)