La retirada de una figura del baloncesto turco como Sinan Guler, y que había empezado la temporada jugando, marcaba un partido clave para las aspiraciones del conjunto verdinegro, que recibía en su pabellón para competiciones europeas a uno de los equipos más en forma de la competición, con el objetivo claro de asentar su candidatura como favoritos al título de campeones de la competición,

Zach Hankins frenando la intensidad de Akwasi Yeboah. Foto de la Basketball Champions League.

El partido empezó con Oz Cornelius, Hakan Sayili y Siim-SanderVene sumando desde la línea de 3. dando una buena base de puntos. Con todo ello, era el conjunto de ‘Tierra Santa’ el que dominaba el partido al hacer mejor trabajo defensivo como conjunto, mientras Hawkins quería cambiar el ritmo del partido en la zona. Los emparejamientos defensivos de Wayne McCullogh con Speedy Smith y Gabriel Olaseni con el propio Zach Hankins parecían cambiar la tendencia por su buen hacer en global. Sin embargo una canasta de Levi Randolph provocó un tiempo muerto de Selçuk Ernak porque no terminaba de ser efectivo. Markel Starks anotó tras la pausa y la defensa hizo de nuevo su trabajo, que quedó frenado por un tapón de Mejers impidió que los locales se pudieran por delante, sumando dos tiros libres posteriormente para tratar de frenar el cambio de aires. Un 2+1 de McCullogh dio la primera ventaja para el equipo turco, pese a que Khadeen Carrington y Mareks Mejers lograron resistir, incluida la embestida que Stark y Lloyd Pandi intentaron ejecutar. El primer cuarto terminó 24-22 con una canasta de Carrington.

Al inicio del segundo cuarto, Carrington ponía por delante al conjunto entrenado por Aleksandar Dzikic una vez más. El ex del Betis apareció en escena para tratar de revertir la tendencia con la que terminó el periodo anterior, siendo clave con un parcial propio de 3-6, donde solo un 2+1 de Pandi pudo hacerle frente. Con Can Korkmaz y Olaseni como anotadores puntuales junto con el buen trabajo defensivo en ambos lados, a Dzikic le tocó parar el partido para tratar de parar el partido para revertir la situación, pese a que, de nuevo, solo Hankins y el trabajo defensivo funcionaron en la zona europea de Istanbul, donde Korkmaz seguía sumando punto a punto en desde del 4’60 para que todo cambiase sin que nada lo hiciera realmente. Igualdad absoluta. Carrington y Olaseni la mantuvieron hasta que que Vene, Smith y Randolph tratraron de romperla con Canberk Kus o Akwasi Yeboah como única resistencia. Conclusión: Pese a la pelea final con el balón, el marcador al descanso era de 41-51 con claro dominio para el equipo israelí.

Tras la reanudación, ambos equipos mantuvieron la tendencia. Can Korkmaz, Hakan Sayili y Canberk Kuz buscaron revertir la situación mientras Khadeen Carrington Itay Segev y Levi Randolph sumaban en ambos lados de la pista para poder mantener la ventaja en el marcador. Hankins, Speedy Smith y Gabriel Olaseni aparecieron en tramos puntuales para tratar de cambiar la tendencia cuando no les favorecía, especialmente cuando el balón parecóa escurirese de las manos a los jugfaores de ambos equipos. Lloyd Pandi trató de revolucionar el encuentro tras un tiempo muerto de su técnico, pero pese a su defensa final y al buen trabajo puntual de Kilicarslan Senkahya o Korkmaz, los pequeños detalles del conjunto rojo permitieron que la diferencia les siguiera siendo fqavorable con un marcador de 54-70 al final del tercer cuarto.

Al inicio del último cuarto, el conjunto jerosolomitano volvió a poner velocidad de crucero para dominar el partido con Zach Hanskins a los mandos de la nave, pese a que Markel Starks o Eray Buyukcangaz pudieran intentar contrarrestar la situación. Con ello , laventaja visitante se mantuvo el tiempo, con Akwasi Yeboah anotando una bandeja que dejaba un aún abultado 60-81 a 5 minutos de cerrar el partido.

Finalmente, los minutos de Gilad Levy en pista sirvieron para que Darussafaka se llevase un correctivo aún mayor por parte de un Hapoel Jerusalen que venció por 69-92 en una clara muestra de poder y potencial para colocarse como uno de los grandes nombres de la competición, mientras el conjunto turco tendrá que esperar al Play-In si quiere seguir avanzando.