Tras sus derrotas fuera de casa en competición europea, el conjunto del lado asiático de Istanbul buscaba recuperar la senda de su victoria en casa también en competición europea, tal como lo hizo frente al Efes y contra el ‘Daçka’ en liga. En esta ocasión, se medía con un equipo con ganas de vencer sobre uno de los grandes parqués de la competición, tratando de repetir la gesta que Partizan, Baskonia y Real Madrid lograron antes de terminar 2022 . Lograrlo en el año del centenario del país parecía otra historia totalmente diferente.

El partido empezó con Jonathan Motley, Nick Weiler-Babb y dos tiros libres de Cassius Winston dando la misma emoción en pista que la vivida por los aficionados locales en elas gradas momentos antes. Scottie Wilbekin, Nigel Hayes-Davis y Nick Calathes se unieron a Motley para evitar que cualquier acierto de Augustine Rubit o Freddie Gillespie sirviera para poder abrir brecha en el marcador. El conjunto alemán seguían apretando en la pintura para poder mantener la pequeña ventaja que habían logrado cerca del rival, mostrando sus ganas de presionar en esta zona del campo, tal como también estaban haciendo en defensa. Winston intentó abrir la pista con un triple pero Devin Booker respondió con un mate tras putback en la siguiente posesión. Los dos equipos se aferraban a la zona coloreada para buscar o mantener el control del encuentro. Niels Giffey, Motley, Dyshawn Pierre, Kostas Antetokounmpo y Elias Harris sumaron en un tramo donde la potencia física fue primordialmente local para dejar un marcador de 19-18 al final del primer cuarto.

El segundo cuarto empezó con Carsen Edwards, Weiler-Babb y Metecan Birsen sumando triples para que la ventaja continuase siendo local mientras Othello Hunter y Harris, junto a Rubit, trataron de aprovechar el proceso de readaptación de Antetokunmpo al apartado defensivo con reglas europeas, que machacó el aro del conjunto bávaro antes de ser cambiado (hecho que provocó una mejor en la protección del aro para su equipo). Edwards fue clave para que la plantilla entrenada por Dimitris Itoudis sumase una buena diferencia minutos antes del final de la primera parte gracias a dos triples y una buen pase para Motley, con Birsen ayudando en el tiro libre para que las canastas de Isaac Bonga y Rubit no tuvieran el efecto esperado, provocando un tiempo muerto de Andrea Trinchieri a 3:35 para cerrar el periodo (con un 38-31 de marcador). Una canasta de Rubit obligando a pedir un minuto de pausa por parte del conjunto auriazul…. Y pocos minutos después junto a Weiler-Babb, pese a los esfuerzos de Calathes, obligó a que pidieran otro. Sendos triples de Wilbekin y Booker recuperaron parte del terreno perdido para dejar un marcador de 46-39 al descanso.

Tras la reanudación, Scottie Wilbekin fue la única persona en pista capaz de sumar en los primeros compases (con un 2+1 incluido) antes de que hubiera tiempo muerto del conjunto alemán. Jonathan Motley (sobretodo a base de tiros libres, incluso tras antideportiva recibida) primero y luego, junto a Nick Calathes, acompañaron el liderazgo del base ‘turquizado‘ para superar los diez puntos de ventaja y evitar que Cassius Winston obtuviera recompensa por su esfuerzo, llevando la ventaja por encima de la veintena tras un ataque donde obtuvieron varios rebotes ofensivos antes de provocar un segundo tiempo muerto bávaro (con marcador de 63-43 a 3 minutos de terminar el cuarto). El trabajo de Corey Walden, Fred Gillespie y Elias Harris se vio tapado por el buen hacer defensivo del equipo turco, que gracias a Marko Guduric y un tiro libre de Kostas Antetokounmpo dejó un marcador de 67-49 al final del tercer cuarto.

El último cuarto empezó con Rubit activando las alarmas al oeste de Atasheir junto a Gillespie. Esta ‘canción’ ya la habían escuchado antes en otras ocasiones. El público apretaba para que los fantasmas no volvieran al pabellón. La diferencia no bajó de los diez puntos por una perdida. El marcador era de 69-59 a cinco minutos para terminar el partido. Otra vez más, el Fenerbahçe había decidido complicarse la vida en los minutos finales de partido.

Winston bajó la barrera de la decena, la batalla del equipo ‘rayado’ (nunca mejor dicho) era, de nuevo, psicológica, como en la mayoría de sus últimos 10 partidos. Los tiros no entraban, esta vez, en ninguno de los dos aros porque incluso Nigel Hayes-Davis sumó tras tapón ilegal antes de otro tiempo muerto de Trinchieri. Llegaron Winston (sumando un 2+0 en los minutos finales), Gillespie (antes de su expulsión) y Motley para sumar en unos últimos minutos agónicos. Anotó Wilbekin, falló Winston y Guduric certificó cuando estaba todo cerrado con dos tiros libres. Fenerbahçe ganó 79-71 al Bayern y la grada celebrando la primera victoria europea en casa de 2023 tras un mal final de año.