Perder el gran derbi europeo de Istanbul no fue la mejor forma de comenzar la segunda vuelta, pero el Sinan Erdem se volvió a vestir de ‘gala’ para el inicio de la ‘Round Of 16’ de la competición FIBA, con el objetivo puesto en marcar territorio. Por su parte, uno de los históricos del baloncesto francés en horas bajas buscaba dar un golpe importante en la ‘gran ciudad’ para empezar bien la segunda ronda de grupos.

Daron ‘Fatts’ Russell anotando delante de Mathieu Wojciechowski. Foto de Basketball Champions League.

El partido empezó con Angelo Caloiaro liderando a los ‘leones’ con ayuda de Tyrus McGee, mientras el conjunto parisino trataba de su mantener el ritmo, con Nicolas Lang como líder tanto a nivel táctico como anotador, logrando comandar a los suyos a un parcial de 0-7 para provocar el primer tiempo muerto de Andreas Pistiolis poco antes de los primeros cinco minutos de juego. Caloiaro trató de recuperar el control del partido junto a Dylan Ennis y McGee, pero Jayvon Graves y Wilfried Yeguete junto con Lucas Ugolin se volvieron a turnar para hacer acto de presencia en anotación. Dusan Ristic sumó cinco puntos seguidos para provocar un tiempo muerto del cuadro francés, no sriviero para terminar el primer cuarto con ventaja, sino que los jugadores dirigidos por Massimo Cancelleri lograron igualar a 20 antes de terminar el periodo.

Al inicio del segundo cuarto empezó con los locales arrasando mediante Ristic y el recién llegado, Daron ‘Fatts’ Russell, junto a Sadik Kabaca o Ennis para construir construyeron un parcial de 8-2, con Tomas Kyzlink siendo el único jugador del conjunto auri-verde que pudo anotar en el parcial y romperlo, mientras Ugolin apareció más tarde para tratar de recuperar algo más de terreno en diversas ocasiones. El encuentro también se convirtió en momento de consolidación de Ristic dentro de los esquemas del equipo académico, logrando ser clave al recoger rebotes y hacerse fuerte bajo el aro rival para sumar, mientras Russell cogió la responsabilidad de anotar (supliendo la marcha de Dee Bost casi al instante) y en permitir anotar a Ian Hummer o Caloiaro para evitar que Matthieu Wojciechowski o Hawkins rompieran la buena dinámica, dejando un marcador de 48-37 al descanso.

Tras la reanudación, Angelo Caloiaro junto a Dusan Ristic y Dylan Ennis puso un parcial de 10-2 para provocar un nuevo tiempo muerto del conjunto galo. Nicolas Lang y Ennis volvieron a sumar antes de que los buenos minutos de trabajo colectivo en ambos lados de la pista con buenos movimientos de balón, que terminaron mediante jugadores como Tyrus McGee o ‘Fatts’ Russell o buenas ayudas defensiva, que solo Jeremy Hawkins, Lucas Ugolin o Gavin Schilling sobrepasaron en ocasiones puntuales para evitar que la diferencia fuera mayor. Al final del tercer cuarto, el marcador era de 73-55.

Al inicio del último cuarto, McGee y Russell volvieron a sumar en ataque para liderar al equipo para superar la veintena de diferencia y con Ennis, Sadik Kabaca o Jeyhce Floyd como escudero mientras Schilling, Matthieu Wojciechowski o Jayvon Graves trataron de mantener la compostura. Pese a ello, el marcador de 87-62 con cinco minutos de juego todavía por disputarse.

Finalmente, con un Daron Russell que sumó 20 puntos en su ‘bautizo auri-granate’, Galatasaray ganó por 100-73 a un Limoges que no pudo responder ante la virulencia ofensiva de los locales, que tuvieron en su nuevo fichaje su mayor revulsivo cuando más lo necesitaron para sumar una victoria en la que Andreas Pistiolis agradeció la presencia de los aficionados que abarrotaron las gradas en la jornada de liga y a los que también ocuparon sus asientos en el encuentro europeo, como muestra de valor frente a los malos comentarios tras la derrota en competición nacional